Los Cambios en el Oligoceno

Se ha detectado un bloqueador de anuncios

Nuestro sitio web es posible gracias a la exhibición de anuncios en línea a nuestros visitantes. Por favor, considere apoyarnos desactivando su bloqueador de anuncios.

El Oligoceno simboliza la última época del Período Paleógeno en la Era Cenozoica. Según las cifras de la Comisión Internacional de Estratigrafía, inició hace 34 millones de años (ma) y culminó hace 23 ma. Se caracterizó por el incremento general de praderas templadas y el retroceso de las selvas tropicales.

Se considera al Oligoceno como una época de transición entre el Eoceno y el Mioceno; el primero se destacó por su clima tropical, lleno de bosques y reflejo del mundo arcaico. El segundo, por su parte, encarnó una conformación climática, biológica y geográfica muy parecida a la del mundo moderno.

Los límites entre las épocas ya mencionadas y el Oligoceno se hallan marcadas por trascendentales eventos. Su inicio está determinado por la extinción de diversidad de especies. En cuanto al fin, aunque no hay una situación tan específica, sí se determinó un cambio climático de cálido a más frío en el Mioceno.

Clasificación del Oligoceno

Del Oligoceno se conocen dos subdivisiones para enmarcar los más de 10 millones de años. El Rupeliense, precedido por el Priaboniense, que fuera el piso final del Eoceno, está vinculado con el inicio de esta época. Mientras que, el Chattiense, es el conocido también como el Oligoceno tardío.

Rupeliense

Su inicio está registrado hace 33,9 millones de años. Precede a un alto proceso de extinción reconocido como la Gran Ruptura de Stehlin (Grande Coupure); un suceso que registró altas modificaciones en la diversidad de especies. Los mamíferos padecieron las consecuencias más relevantes de este proceso.

En Europa, específicamente, se hallaron diversidad de fósiles con poco más de 30 años luz de procedencia. Eustoquio Molina (2007), científico de la Universidad de Zaragoza, realizó un estudio referente a las principales causas de extinción, donde expone: “El evento de extinción… ha permitido definir el límite E/O”1 p. 50.

Este límite, a su vez, delimita las subdivisiones del Priaboniense de la Rupeliense. “este evento de extinción parece ser también la misma causa geológica de la separación de la Antártida de Australia y de América del Sur”2 p. 51. Con este fenómeno climático se produjo una acentuada unión entre Asia y Europa.

Chattiense

Su inicio se ubica hace 28,4 millones de años, aproximadamente. El mayor suceso registrado durante esta época es la más grande erupción volcánica de la que se tenga registro. Se cree que pudo abarcar un diámetro de 5000 km3, esto ocurrió en Colorado, EEUU. En el área conocida como la caldera de La Garita.

Durante esta época comenzaron a aparecer los monos antropomorfos. Al respecto, Sánchez Villagra (2003) indicó que, en América del Sur, se dieron los primeros hallazgos de fósiles primates durante el Oligoceno. Del mismo modo, destacan que hubo “una reducción en el número de especies marinas”3 p. 135.

Paleoclimatología del Oligoceno

Oligoceno

En el transcurso del Oligoceno el clima se mantuvo en bajas temperaturas; esto, además de distanciarlo del Eoceno, produjo una caída en la variedad del plancton marino. Esta situación auspició el incremento de las praderas templadas y, por consiguiente, incidió directamente en la variedad biológica que hacía vida en ella.

La situación en los polos, no fue distinta. Las bajas temperaturas crearon una densa cubierta de hielo; por su parte, en Eurasia y Norteamérica, predominó el clima templado. En América del Sur, se originó una considerable extensión hasta la Patagonia de bosques húmedos.

El elemento definitorio de la extinción masiva a inicios del Oligoceno, pudo haber provocado también un considerable enfriamiento en la Antártida. Con ello se supuso una variación en las corrientes oceánicas, lo que terminó conformando capas heladas en las profundidades oceánicas conocida como psicrosfera.

Molina (2007), indicó que “Según los datos de isótopos del oxígeno el enfriamiento culminó en el límite E/O”4 p. 51. De tal manera que, la vía de extinción registrada por los científicos, posee rasgos análogos con el proceso de transición entre el Bartoniense y el Priaboniense; ambas épocas se desprenden del Eoceno.

En ambos procesos, las especies marítimas que sobrevivían con temperaturas moderadas, resultaron extintas. El bajo número de especies que se sobrepuso a las bajas temperaturas del Eoceno, sucumbió ante la segunda oleada de frío en el Oligoceno. Contribuyó a reconocer una escasa variedad de géneros y especies.

Tras el aislamiento entre América del Sur y la Antártida, se dio apertura al denominado paso de Drake; esto favoreció por vez primera el paso del océano al entorno de la Antártida. Desencadenando así el rápido enfriamiento de las aguas oceánicas que bordean la Antártida, dando paso a la formación de glaciares.

Paleografía del Oligoceno

Oligoceno

Las representaciones geográficas del Oligoceno conservan rasgos de tierras bajas e incursionó en el levantamiento de los Alpes. Sánchez expresó que “La Antártida se separó de América del Sur y se abrió un paso oceánico profundo que rodeó al continente polar”5 p. 135. Así como Australia y la Antártida se aislaron.

Oligoceno

Durante el Oligoceno comenzó a formarse el Mediterráneo; así mismo, la India y el continente asiático comenzaron a unificarse. En cuanto a la orogénesis, se destaca la cadena montañosa que se fue conformando al oeste de América del Norte; así como la colisión originada en los Alpes europeos y en el Atlas en África.

Para esta época, Suramérica se hallaba distante del resto de los continentes y subcontinentes que se iban conformando. Los estudios se han concentrado en explicar la aparición de fósiles de roedores anteriores al Eoceno, que solo ha podido ser explicada a partir de procesos migratorios transoceánicos desde Asia.

Algunos investigadores han coincidido en la posible formación de un puente continental entre Europa y el Norte de América; esto con el fin de explicar la aparición de una fauna con características muy similares en estas partes de la Tierra en el Oligoceno. Específicamente, primates y roedores caviomorfos.

En el caso de la Península Ibérica (tanto en las cordilleras como en Cantábrica occidental), se diagnosticaron cambio en el suelo marino; lo que dio paso a la conformación moderna de los Pirineos. Del mismo modo, la cordillera de Ebro, Duero y Almazán se conforman por las constantes malformaciones evidenciadas.

Referencias

1 Molina, E. (2007). Causas de los principales eventos de extinción en los últimos 66 millones de años. Real Academia de Ciencias (62) 34-64. P. 50

2 Molina, E. (2007). Op. cit. P. 51

3 Sánchez Villagra, M. (2003). Venezuela Paleontológica: Evolución de la biodiversidad en el pasado geológico. p. 135

4 Molina, E. (2007). Op. cit. P. 51

5 Sánchez Villagra, M. (2003). Op. cit. p. 135

Leave a Reply